Poema 55

Sólo tu voz es dulce, poesía,porque por ella he sido yo narrada.

Con tierna obstinación tus ojos pones donde clavé, vencida, mi mirada.

Ya te mandaron a morir, mas tú como una flor del campo te levantas.

La hoguera preparada para tien tus lozanos pétalos se lava.

Porque eres mustia entre las bestias todas,garza de invierno, yo te siento hermana.

Vestimos un amor desesperado,que nos desnuda el pecho y las espaldas.

Debajo de borrascas vas y vienes como una cabellera de palabras

Y enferma caes de capullos nuevos,de aroma fresco y pena enamorada.

 

Delfina Acosta

Asunción 1956, poetisa, narradora y periodista de origen paraguayo.

 

Ángel Lucimar

Sobre

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Plugin creado por AcIDc00L: bundles
Plugin Modo Mantenimiento patrocinado por: seo valencia